Archivo de la etiqueta: España

ME GUSTAS, DEMOCRACIA, PORQUE ESTÁS COMO AUSENTE…

La Constitución de esta nación (EspaÑa) cumple hoy 34 años. Todos aquellos españoles de menos de 52 años han hallado la mesa puesta, el potaje servido y no han tenido ocasión de ratificarla, aunque sí la obligación de respetarla y hacerla cumplir.

2012-03-29_19-41-19_749

Sin lugar a dudas 34 años, en nuestro mundo moderno, dan para mucho. Hace 34 años no existía nuestro Internet, hace 34 años no se había generalizado la televisión por satélite, hace 34 años no había WhatsApp ni tan siquiera la versión más protohistórica de teléfono móvil (celular en la otra orilla) en formato ladrillo. Hace 34 años, el diablo de Occidente era la U.R.S.S. y los comunistas y se estrenaban las dos guerras de las galaxias (la de los cines y la de verdad) Todos estos hechos hacen considerar, más aún viendo la putrefacción (mucho más allá de corrupción a secas) de las clases dirigentes de nuestra sociedad, que nuestra querida, binamada y respetada Constitución puede estar obsoleta.

Sin lugar a dudas, y no es preciso que seamos expertos en Derecho para juzgarlo, todo código de convivencia debe responder a la realidad concreta de esa convivencia. Esa realidad ha cambiado en estos años, y el texto necesitaría una revisión con objeto de garantizar mejor nuestros derechos, y dar cabida a nuevas realidades.

 

Pero tan importante como los códices es su aplicación real, lo que se hace con el papel consensuado y lo que lo termina desvirtuando hasta aproximarlo a la transparencia del papel tisú (o rollo higiénico, para entendernos).

Personalmente abogaría por reformarla, por acomodarla a las nuevas realidades, pero pensarlo hace que los pelos se me pongan de punta y la carne de gallina. ¿Seguro que queremos modificarla, aunque tan sólo sea en una coma o un punto y coma del texto, con la clase dirigente (no sólo el Gobierno) que tenemos apoltronada en el poder? Pensemos en la horrible Constitución Europea que atenaza y asfixia el proyecto europeísta. ¿Qué podía salir de una Constitución elaborada por Chirac, Berlusconi y otros personajes, no por menos conocidos menos funestos? Sin lavar, alisar y pulir bien las paredes no me pondría a encalar la casa por lo que pudiera pasar.

 

Finalmente, aun sin ser versado en leyes, entiendo que la Constitución no debe verse ni como un Sanctasanctorum al que solo el Sumo Sacerdote puede asomarse (Pompeyo Magno lo hizo y aún vivió para enfrentarse a César), ni como un rollo blanco de celulosa en doble capa  superabsorbente. Se hace preciso un mejor conocimiento del mismo, y nuestro texto constitucional, aun con sus carencias, aun con sus lagunas y omisiones, fruto del imprescindible consenso de la Transición, cuenta con notables virtudes, y con ciertas declaraciones esclarecedoras.

 

Observemos con atención despierta el preámbulo, donde se recoge el espíritu y las intenciones (siempre bellas, pero intenciones):

 

En azul y letra normal el texto literal. 

(Entre paréntesis y en rojo cursiva anotaciones propias)

PREÁMBULO
La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, (sí, también de los “perroflauta”) en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

  • Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo. (más de 5 millones de parados, los empleados en condiciones precarias, cerca de 9 millones acudiendo a Cáritas y a los Bancos de Alimentos. No, no es Grecia, es EspaÑa ¿social? ¿justo?) 
  • Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular. (¿Un Estado de Derecho en el que para acudir a la Justicia tienes que adelantar ahora las tasas, y en el que los hilos del poder político se inmiscuyen continuamente en el Poder Judicial quebrando toda separación de poderes?)
  • Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones. (todos los españoles y pueblos de España. Sí, pueblos de España, catalanes, vascos, etc. lenguas en plural, instituciones.  nótalo en una hoja en limpio Pedro J. tú también Mynistro de la Mala Heducación he Ynkultura)
  • Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida. (digna calidad de vida, mirad 3 paréntesis más arriba)
  • Establecer una sociedad democrática avanzada, y Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra. (una sociedad democrática avanzada, tras una dictadura de 40 años, no nace espontáneamente, es preciso educar en democracia y facilitar la participación ciudadana desde los barrios y pueblos hacia arriba ¿Qué tal una auténtica “Educación para la ciudadanía”?. Relaciones pacíficas, cooperación… Ya nos olvidamos, hace tiempo, del 0,7 % y en parte es razonable, pues estamos más para recibir que para dar. No obstante el Ministerio de Defensa apenas ha reducido su presupuesto un 5 ó 10% mientras que Sanidad y Educación rondan el 30%. El Ministerio de Defensa y nuestra potente industria armamentística siguen firmando negocios redondos de venta de armas a países con graves deficiencias e inestabilidad política. Con mayor o menor entusiasmo, nuestros Gobiernos envían a nuestras tropas no sólo a misiones bendecidas o tuteladas por la ONU, sino siempre al son del Flautista de Park Avenue)  

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente CONSTITUCIÓN.

 

 No he pasado de la primera hoja y ya vamos teniendo cierta idea de por dónde va el texto, y por donde su “aplicación torticera” por nuestras clases dirigentes. Clases sí, lo he dicho casi sin pensar y lo repetiré sin pudor: CLASES.

Llegado a este punto, podría empezar a desgranar artículo por artículo y seleccionar todos los incumplimientos (más o menos evidentes) sobre el texto constitucional y sobre el espíritu del mismo enmarcado en el Preámbulo. Esto nos llevaría bastante tiempo y nos ocasionaría cierta fatiga visual además de irritación y enfado.

2012-03-29_19-40-17_548

Podría, también, seleccionar aquellos artículos que encuentro más apropiados para valorar la situación, vitalidad y encaje actual de la Constitución. Sin embargo, de hacerlo, se me podría acusar de mostrar sólo aquellas vergüenzas o desvergüenzas que, a mi interés o criterio, resultan más apropiadas. No haré por tanto como ciertos altos mandos del ejército telefoneando a políticos catalanes y explicándoles el Artículo 8.1 ( “Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”) Entre otras cosas, porque para eso está ya el tercer punto del preámbulo que nos conmina a todos a “Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.” (españoles y pueblos de España… fascinante)(por cierto, derechos humanos… España es continuamente denunciada por Amnistía Internacional por falta de garantías en sus detenciones policiales y casos de tortura ¿qué tal si indultamos, a dedo, a los torturadores? se acaba de hacer)

bushPor lo tanto, lo que haré será adjuntar en PDF la auténtica Constitución extraída de la página de Moncloa (me pregunto: si tienen el texto ¿por qué no lo leen cómo es debido? ——>) y dejar que fluyan vuestros comentarios (y los compartimos) o vuestras reflexiones (y os quedáis egoístamente con ellas). Eso sí, (dirigido especialmente a quienes nos conoces y observan desde fuera del país) echad un vistazo a los artículos 14 – 29.

Constitución Española de 1978

Y recordad: “Este fin de semana hablaremos de B. Esteban

UN CAMINO DIFERENTE: Gerardo Diego y el río Duero

Si algo caracteriza a las guerras es la injusticia y el derramamiento de sangre. Cuando una guerra es Guerra Civil, el derramamiento de sangre y la injusticia enfrenta a hermano contra hermano.

Todas las guerras dejan heridas abiertas, pero cuando es una guerra civil las heridas tardan más en cicatrizar. Tal vez la herida más profunda sea la del miedo. Por el miedo, tal vez, de que se volvieran a abrir las viejas heridas, en este país, al llegar la Transición se optó por el borrón y cuenta nueva.

Podríamos discutir sobre la conveniencia o no de desenterrar la Memoria Histórica, sobre el punto de vista que se tiene desde el extranjero sobre nuestras decisiones políticas al respecto. Podríamos, pero no, he venido a hablar de mi libro, señorita…

¡Ay! pues no, ni soy Francisco Umbral (que ya descansa), ni tengo libro, tendré que hablar de alguien.

Al finalizar la guerra, las consecuencias fueron terribles. Un país arruinado, hambriento, enfrentado, desorientado. Ninguna posibilidad de ayuda foránea, ya que Europa y el resto del mundo comenzaban entonces su guerra. Muertos aquí, allí, en todos los bandos (más en unos que en otros), en todas las cunetas. Muertos anónimos y muertos con apellidos. Muertos poetas y muertos labriegos. Y otros muchos, que aunque no murieron, hicieron las maletas y llevaron su obra al exilio.

No fue el caso de Gerardo Diego. Perteneciente a la Generación del 27 como los fallecidos Lorca y Hernández, o el exiliado Rafael Alberti, Gerardo Diego regresó a España. Al estallar la guerra se encontraba de vacaciones en Francia, y al contrario que la gran maýoría de los intelectuales del país, Gerardo Diego apoyó la sublevación militar y al bando nacional.

Suyo es este romance dedicado a la ciudad que habito (Zamora) y a su río Duero:

RÍO DUERO, RÍO DUERO

–     –     –

Río Duero, río Duero,
nadie a acompañarte baja,
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.

–     –     –

Indiferente o cobarde
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.

–     –     –

Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata,
moliendo con tus romances
las cosechas mal logradas.

–     –     –

Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.

–     –     –

Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha
cantar siempre el mismo verso
pero con distinta agua.

–     –     –

Río Duero, río Duero,
nadie a estar contigo baja,
ya nadie quiere atender
tu eterna estrofa olvidada

–     –     –

sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras.