UNA MUJER ENTRE HOMBRES NECIOS

No es fácil tener la perspectiva, pero con un mínimo de empatía y comprensión, podemos alcanzar la conclusión de que ser mujer y tener aspiraciones intelectuales en el siglo XVII debió ser muy complicado.

English: First volume of Works by Sor Juana In...
English: First volume of Works by Sor Juana Inés de la Cruz, 1714 Español: Primer volumen de las Obras completas de Sor Juana Inés de la Cruz, 1714 (Photo credit: Wikipedia)

Puede parecernos ciencia ficción, pero al igual que los escenarios del exótico planeta Tatooine (Star Wars) fueron rodados en Túnez (a la vuelta de la esquina), los abusos, injusticias e incomprensiones de nuestra patriarcal cultura conviven con nosotros. No es ciencia ficción, en nuestro propio país, hasta 1976 ó 1978, las mujeres no podían trabajar sin permiso de sus maridos, no podían tener cuenta corriente sin permiso de sus esposos, y no podían salir del país.

Hoy en día, en las empresas que cotizan en bolsa en el IBEX 35, la presencia de mujeres en las directivas y en las decisiones es baja.

No soy amigo-a de los-as cuotas-os ni lingüísticas-os ni de paridad-o. No obstante, puedo entender su utilidad en determinadas circunstancias y su obscenidad cuando la obligatoriedad de su aplicación nos conduce a ciertos esperpentos.

 leire

Tras examinar este blog, he podido encontrar que, tal vez debido a que soy hombre y no mujer, la presencia de la mujer es escasa, testimonial y muchas veces apenas aparece una foto en una presentación sin tomarme la molestia de decir quién es y por qué mérito se la conoce.

http://lascosasdeunciempies.com/2012/03/07/libre-te-quiero-pero-no-mia/

Ha llegado el momento de corregirlo y para ello comenzamos visitando el siglo XVII, y cruzando el charco hacia el entonces Virreinato de la Nueva España.

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, nace cerca de la ciudad de México a mediados del siglo XVII. Es la menor de las tres hijas fruto de la unión de sus padres que nunca legitimaron su matrimonio (peculiaridades o laxitud moral en la Nueva España)

sor juana inesJuana aprendió a leer y a escribir a temprana edad asistiendo, a escondidas de su madre, a las lecciones que recibía su hermana mayor. Su gusto por la lectura se desarrolló a hurtadillas en la biblioteca de su abuelo materno. Su conocimiento de los clásicos griegos y romanos, su interés por la teología y su afán de saber más hicieron que tratara de convencer a su madre para que le permitiera acudir a la Universidad disfrazada de hombre (recordemos que las mujeres no tenían permitido el acceso, diga lo que diga el Águila Roja)

El mecenazgo del virrey Antonio Sebastián de Toledo, marqués de Mancera, y su amistad con la virreina Leonor, le permiten el acceso a la corte del virreinato, donde es apreciada por su sagacidad y erudición.

Hacia 1666, Juana Inés abandona la corte e ingresa en la vida religiosa, primero en la orden carmelita (muy estricta), y posteriormente en la Orden de San Jerónimo (de menos exigencia disciplinaria).

La razón de este giro en su vida es fruto de controversias. Determinadas versiones hablan de decepciones amorosas. Determinados estudiosos y estudiosas indican posibles amoríos o amistades muy íntimas con otras mujeres de la corte. Otros hablan de que su desinterés por el matrimonio lleva a la Iglesia a “proponerle” (¿forzarle?) a ingresar en la vida religiosa. La autora, al hablar de su vida, señala que su ingreso en la vida monástica fue para dedicarse por entero a sus estudios intelectuales.

En esta época Sor Juana Inés alcanza su época dorada publicando versos sacros y profanos, comedias, villancicos, autos sacramentales, etc.

004686 - Madrid
004686 – Madrid (Photo credit: M.Peinado)

Entre 1690 y 1691 polemiza con el predicador jesuita Antonio Vieira. La disputa teológica envuelve al propio obispo de Puebla que recomienda a Sor Juana Inés menos interés por las disputas mundanas (la teología es cosa de hombres, se entiende) y más dedicación a la espiritualidad (o sea, rezar, coser y hacer hojaldritos con crema). Sor Juana Inés escribe su “Respuesta a Sor Filotea de la Cruz” (Curioso, el obispo había prologado su crítica con ese pseudónimo), en la que defiende de forma apasionada sus inquietudes intelectuales y el derecho de la mujer a la educación.

Pero la situación ha cambiado para Sor Juana Inés. Sus protectores en la Corte han ido muriendo. Se produce un nuevo giro en la vida de Sor Juana. Ella, la mujer, la adelantada a su tiempo, deja de escribir (¿voluntad, espiritualidad, coacción?) y se dedica más a la espiritualidad y la caridad.

Sor Juana Inés fallece, víctima de una epidemia en 1695. Nos deja su obra, sus palabras, su femineidad y su defensa encendida del valor de las mujeres. Quedaría hablar de las influencias que toma de Luis de Góngora o de Quevedo, podríamos mencionar la larga sombra de su obra en la Generación del 27…

La colaboración de mis lectores me ha aportado posteriormente el enlace de un artículo de hace 30 años de El País, que adjunto en la siguiente entrada:

http://lascosasdeunciempies.com/2013/07/05/mas-sobre-sor-juana-ines-de-la-cruz/

Pero lo mejor será que nos hable ella desde el silencio de los siglos. Desde ese silencio que quiso adueñarse de sus palabras y de las mujeres de todas las épocas:

REDONDILLAS

Arguye de inconsecuentes el gusto y

la censura de los hombres

que en las mujeres acusan lo que causan

–     –     –

Hombres necios que acusáis

a la mujer sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis:

–     –     –

si con ansia sin igual

solicitáis su desdén,

¿por qué queréis que obren bien

si las incitáis al mal?

–     –     –

Combatís su resistencia

y luego, con gravedad, 

decís que fue liviandad

lo que hizo la diligencia.

–     –     –

Parecer quiere el denuedo

de vuestro parecer loco

al niño que pone el coco

y luego le tiene miedo.

–     –     –

Queréis, con presunción necia,

hallar a la que buscáis,

para pretendida, Thais,

y en la posesión, Lucrecia.

–     –     –

¿Qué humor puede ser más raro

que el que, falto de consejo,

él mismo empaña el espejo,

y siente que no esté claro?

–     –     –

Con el favor y el desdén

tenéis condición igual,

quejándoos si os tratan mal,

burlándoos si os quieren bien.

–     –     –

Opinión ninguna gana;

pues la que más se recata,

si no os admite, es ingrata,

y si os admite, es liviana.

–     –     –

Siempre tan necios andáis

que, con desigual nivel,

a una culpáis por cruel

y a otra por fácil culpáis.

–     –     –

¿Pues cómo ha de estar templada

la que vuestro amor pretende,

si la que es ingrata ofende,

y la que es fácil enfada?

–     –     –

Mas, entre el enfado y pena

que vuestro gusto refiere,

bien haya la que no os quiere,

y quejaos en hora buena.

–     –     –

Dan vuestras amantes penas

a sus libertades alas, 

y después de hacerlas malas

las queréis hallar muy buenas.

–     –     –

¿Cuál mayor culpa ha tenido

en una pasión errada:

la que cae de rogada,

o el que ruega de caído?

–     –     –

¿O cuál es más de culpar,

aunque cualquiera mal haga:

la que peca por la paga

o el que paga por pecar?

–     –     –

Pues ¿para qué os espantáis

de la culpa que tenéis?

Queredlas cual las hacéis

o hacedlas cual las buscáis.

–     –     –

Dejad de solicitar,

y después, con más razón,

acusaréis la afición

de la que os fuere a rogar.

–     –     –

Bien con muchas armas fundo

que lidia vuestra arrogancia,

pues en promesa e instancia

juntáis diablo, carne y mundo.

6 pensamientos en “UNA MUJER ENTRE HOMBRES NECIOS”

  1. Lo peor del tema, querido, es que cuando se habla de esos no tan lejanos tiempos, de cómo ha estado la mujer en esos tiempos, suelen ser precisamente mujeres las que acaban diciendo que “en realidad muchas eran felices así”, en fin, a ver si no logramos volver a esos días.

  2. Está muy bien esto de los hombres necios, aunque este escrito desde el rencor (que no digo que no tenga motivos para ello). Se ve que era una mujer inteligente. Lo peor es que después de 350 años, sigan estando igual de mal las mujeres en la práctica totalidad del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s