EL TRIUNFO DE LOS MEDIOCRES

El pasado día 12 de febrero publiqué este artículo atribuido a Antonio Fraguas Forges. El motivo fue triple:

1. Falta de tiempo para publicar otra cosa o comprobar mis fuentes.

2. El respeto y admiración que siento por el veterano humorista gráfico de El País.

3. El carácter excepcional del artículo en el que se nos invita a una reflexión profunda sobre nuestra responsabilidad más allá de la de dirigentes, próceres o empresarios.

El caso es que no he sido ajeno a cierta controversia sobre la autoría, y el encontrarlo atribuido a Mario Vargas Llosa o a Juan José Millás en otros rincones de la web, me hizo desconfiar. Finalmente, siguiendo el rastro, he podido encontrar al verdadero autor (eso creo) que no es otro que un compañero nuestro en esta misma plataforma, en WordPress.

Su entrada original data de 28-02-2012 y es http://davidjimenezblog.com/2012/02/28/el-triunfo-de-los-mediocres/

encontraréis la oportuna corrección en este blog en http://lascosasdeunciempies.com/2013/03/02/el-triunfo-de-los-mediocres-el-original/

Mis disculpas a todos por contribuir a la confusión

FORGES

El triunfo de los mediocres

Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es de todo punto necesario, hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.

Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo.

Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.

Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.
Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.
Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.

Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado  natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

  • Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.
  • Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.
  • Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.
  • Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo seis veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.
  • Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.
  • Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.
  • Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.
  • Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.
  • Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.
  • Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.
  • Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.

ANTONIO FRAGUAS DE PABLOS (FORGES)

10 comentarios en “EL TRIUNFO DE LOS MEDIOCRES”

  1. Yo siempre digo, y alguna vez hasta lo he escrito en el blog, que el principal problema del país no son sus políticos, ni sus banqueros, somos todos, en general, por lo que estoy bastante de acuerdo con el tipo este.

    Aparte de ser unos hipócritas de cojones claro, así sin matices, un país lleno de listillos que fardan en el bar de cómo se defrauda a hacienda o cómo nos hemos ahorrado el IVA en la reforma de la casa y luego criticamos cuando quienes nos gobiernan hacen lo que hacen, eso sí, luego les volvemos a votar, evidenciando que los pelos del culo tienen mucha más sabiduría.

      1. No, pero ojo, que hay un dicho que (evidentemente) dice, si te engañan una vez la culpa es suya, a la segunda ya no, de haber hoy elecciones volvería a ganar el PP, con eso ya lo decimos todo.

  2. No creo que sea un país mediocre. Simplemente un país chapucero que se ha acostumbrado a vivir de la mamandurria. Aquí todo se ve ya como natural y lo único que extraña a la gente es que el príncipe no este pringado en algo…..

    Lo dicho no de mediocres, de chapuzas acostumbrados al negocito y al que hay para mi. Así a ningun lado vamos. Quizas, por eso competimos en mercados como latino america. En los serios de verdad, ni vernos quieren.

    1. No soy nacionalista en el sentido patriotero que suele darse a ese término. De hecho, aspiro a ser hombre universal, como el escritor guatemalteco Luis Cardoza y Aragón. Sin embargo, me causó sorpresa leer que los mercados de Latinoamérica son poco serios. Te diré, Plared, que en Latinoamérica invierten y compiten por obtener la hegemonía otros mercados. Pero, ¿por qué?

      Ahora, especialmente, con el aparente resurgimiento de una izquierda que apunta su mirada hacia países como Rusia, Irán, China…, en Latinoamérica, pero especialmente en Guatemala (la patria del criollo), los españoles de siempre, aquellos con apellidos de abolengo en este país, luchan por seguir manteniendo el sistema de encomenderos que han administrado y sobre el cual han ejercido dominio, a veces con más o menos vigor, desde la época de la Colonia.

      En realidad, España y su influencia política y religiosa (catolicismo), y sus hijos nacidos aquí, han sido de los factores, entre otros (y algunos de relativamente reciente cuño) que han servido para mantener el statu quo. ¿Por qué no fue cruenta la independencia de Guatemala ni la de toda la Capitanía General del Reyno de Goathemala? Porque simplemente un grupo de españoles se reunió en secreto a firmar un acta de independencia que los libraba de la obligación de seguir tributando a la Corona española, hartos como estaban de no enriquecerse en la medida de sus deseos. Y esa tradición ha continuado, más o menos conspicuamente a lo largo de los siglos.

      Te recomiendo buscar en España el libro “La Patria del criollo”, del autor guatemalteco Severo Martínez Peláez. Quizás lo encuentres. Sé que te ilustrará bastante y te ayudará a entender la realidad de este lado del Atlántico. El mundo está entretejido con una urdimbre y una trama cada vez más apretada. Nadie se escapa del efecto de los actos de los demás.

      1. Fuera de nacionalismo y exaltación de la patria. simplemente te diré que argentina, expropia sin motivos cuando le apetece y no paga lo que le corresponde. Venezuela cuarto de lo mismo. Peru, para que hablar y así unos cuantos. Por ello y otras causas, están calificados como alto riesgo y si atraen inversiones es simplemente por que ofrecen altos dividendos para cualquier inversión y poco seguridad jurídica.

        Resumiendo no son serios. Los que no expropian que también son muchos. O no existe mercado interno o es muy pequeño y lleno de corruptelas. De ahí la diferencia con mercados serios y consolidados. Donde la seguridad jurídica, salvo alguna excepción es total. Y las inversiones aunque den menos dividendos son seguras…..

  3. Forges, ya que estás de autocrítica: ¿no han sido los de tu secta los que más han contribuído a esa mediocridad? Planes de estudio que castigan la excelencia, institucionalización de la cultura de la subvención y el subsidio, tutela política de la iniciativa privada… etcétera, etcétera, etcétera.

    1. A riesgo de que seas un troll, mira voy a dar el visto bueno a tu comentario. Eso sí, por lo que veo no has debido leer el artículo completo y mis advertencias. El artículo no es de Forges, es de David Jiménez como explico en el propio post y en este otro http://lascosasdeunciempies.com/2013/03/02/el-triunfo-de-los-mediocres-el-original/

      Evidentemente, tus opiniones están muy impregnadas de lo que hoy se entiende como moderno y “liberal”. Es una forma de entender la política y la vida que puedo respetar pero no comparto. Lo que desde luego me parece de escaso gusto y eso sí: “allá cada cual con lo suyo” es el nombre y el correo electrónico que eliges para compartir con el mundo tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s