AMANECER ENTRE BASTIDORES CON LA LLUVIA BATIENDO PALMAS SOBRE MI ALMOHADA.

Tendido junto a mí,

besabas con la suavidad

de esa espuma que dejan las olas al morir

y susurrabas…

*     *     *

Bebías de mis ojos

ese mismo licor que destilaban los tuyos.

Veías,

el mismo relámpago que yo

y la misma mecha prender

irisándose al pie de nuestras pupilas.

*     *     *

Con la furia de los elementos,

te revolvías de pronto,

huracán rugiente para mí,

volcán desbordándose por mi espalda

con la lava ardiente en tus manos.

*     *     *

Y en la nada vacía de los días,

éramos,

apenas dos juncos desprendidos de su orilla:

estremecidos, ateridos, abrazados.

*     *     *

Luego caía el telón,

entre bastidores escuchamos los aplausos:

fin de la función…

*     *     *

Y otra vez la lluvia en los cristales

batiendo, repicando en los tejados,

implacable.

Lluvia terca,

siempre lluvia

trovadora, tramoyista

bajando el telón de mis sueños,

desorinando en las aceras,

tachando el amanecer con cenizas.

cristales y lluvia

3 comentarios en “AMANECER ENTRE BASTIDORES CON LA LLUVIA BATIENDO PALMAS SOBRE MI ALMOHADA.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s