SOROLLA Y LA LUZ DE LEVANTE

Con esta entrada, que he retrasado varias veces por no estar completa o no estar yo conforme con su resultado, me despido de vosotros hasta el año que viene. Que el 2013 nos traiga mucha luz y menos preocupaciones.

sorolla

Hablar de Sorolla es hablar de luz, es hablar de mar, de brisa, de Levante. Con estas cuatro palabras podemos abarcar buena parte de su obra, la más conocida, la más apreciada, la más necesaria en estos días en que la oscuridad del invierno septentrional campa por estas tierras ajenas a la mar.

Joaquin_Sorolla_Retrato_Del_Rey_Don_Alfonso_XIII_con_el_Uniforme_De_Husares

Pero Sorolla, a nada que uno se interna más allá del lugar en el que rompen las olas de su pintura, es más. Joaquín Sorolla, nacido en 1863 en Valencia, es evolución. Evolución desde sus primeros cuadros, al principio de su formación académica, hasta la minuciosidad y el detalle de algunas de sus obras de madurez. Sorolla es luz, pero también sombras. Porque la luz nada vale sin sombras que iluminar. Sorolla es retrato y paisaje. En sus retratos capta desde la inocencia de una niña, hasta la picardía de una mujer madura.

Joaquín_Sorolla_-_La_lechera

Desde la modestia de una lechera asturiana, hasta la pompa y el boato de un joven rey vestido de húsares. En sus paisajes, partiendo de la playa de Valencia, recorre España de norte a sur y retrata sus pueblos desde “la pesca del atún en Ayamonte (Huelva)” hasta “El juego de los bolos en Guipúzcoa”. Desde una”Romería” en Galicia, hasta “El palmeral de Elche”.

Joaquin_Sorolla_y_Bastida_-_Retrato_de_Señora_de_Urcola_llevaba_una_mantilla_de_negro

En sus pinturas apreciamos el placer, la brisa del mar, el paseo ocioso por la playa, el beneficio para la salud de los baños de mar (recomendados desde finales del siglo XIX y que encuentran su máximo exponente en los baños achicharrados de sol “vuelta y vuelta y otra vuelta” y los morenos poco estéticos de la tanorexia en nuestro tiempo), y también los oficios de la pesca y la otra cara del mar, la malvada, la que se lleva la vida en flor de los marinos jóvenes.

220px-Trata_sorolla

La época de Sorolla es también la de Unamuno, la de E. Zola, la del nacimiento de los movimientos políticos y sociales que marcarían el desarrollo del siglo XX. Joaquín no es ajeno al mundo que le toca vivir. Joaquín retrata también la miseria y denuncia sin exageraciones ni aspavientos lo que su retina atrapa a su alrededor.

Para saber más, wikipedia http://es.wikipedia.org/wiki/Joaquin_Sorolla, Ministerio de Cultura del Gobierno de España (cuidado con el IVA que os lo cobran) http://museosorolla.mcu.es/colec_pintura.html, y otros enlaces que, hábil navegador de la web, sabrás encontrar.

Joaquin_Sorolla_-_Paseo_a_la_orillas_del_mar

Y antes de terminar os contaré un secreto: Sí, también yo, al pensar en Sorolla, tenía la imagen de señoritas burguesas vestidas de blanco nuclear y paseando ociosas por la playa. Mi visita al Museo del Prado, en la que me aburrí de ver infantas de los Austria, sirvió para apreciar con otros ojos al pintor levantino.

Joaquín_Sorolla_y_Bastida_-_Aún_dicen_que_el_pescado_es_caroConcretamente, su cuadro “Aún dicen que el pescado es caro” atrajo especialmente su curiosidad. Fusilaré directamente lo que Wikipedia dice sobre él. La acción, basada en un libro de Vicente Blasco Ibáñez (escritor realista valenciano de finales del siglo XIX), se da en el, hoy, moribundo barrio de pescadores del Cabañal, destrozado por la especulación urbanística.

De Wikipedia:

Y aún dicen que el pescado es caro es una pintura realizada por el artista español Joaquín Sorolla en el año 1894. Se encuentra expuesta en el Museo del Prado de Madrid.

Es una obra que se encuadra dentro de la primera etapa de la producción del pintor y puede incluirse en el género denominado realismo social. Obtuvo una Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes (España) celebrada en el año 1895. Ese mismo año fue adquirida por el estado español.

El título del cuadro procede de la novela Flor de Mayo escrita por Vicente Blasco Ibáñez que se desarrolla en las playas del barrio del Cabañal en Valencia. En uno de los pasajes, muere en el mar un pescador llamado Pascualet, y su tía se lamenta de lo sucedido mientras exclama: ¡Que viniesen allí todas las zorras que regateaban al comprar en la pescadería!. ¿Aún les parecía caro el pescado? ¡A duro debía costar la libra…!

La escena que se representa muestra a dos pescadores mientras atienden a un tercero que ha sufrido un accidente, este se encuentra con el torso desnudo y de su cuello pende una medalla que probablemente corresponde a la Virgen del Carmen, protectora de los hombres del mar. Alrededor de los personajes pueden observarse diversos objetos habituales en el interior de las embarcaciones, un candil, un tonel para el agua dulce, cuerdas y varios peces.

Yo os dejo con el vídeo que esta vez he elaborado centrándome fundamentalmente en la luz y en el mar. La música del maestro Manuel de Falla.

SOBRE LOS CUADROS QUE APARECEN EN EL ARTÍCULO:

  • Autorretrato, 1904, Museo Sorolla en Madrid.
  •  Retrato del Rey Don Alfonso XIII con el uniforme de húsares de Pavía, 1907, Palacio Real en Madrid.
  • La niña lechera, colección privada.
  • Retrato de señora de Urcola llevaba una mantilla de negro, 1909
  • Trata de blancas, 1894, Museo Sorolla en Madrid.
  • Paseo a la orilla del mar, 1909, Museo Sorolla en Madrid.
  • Aún dicen que el pescado es caro, 1894, Museo del Prado en Madrid.

SOBRE LOS CUADROS EN EL VÍDEO:

  • La playa de Valencia, 1908.
  • Bañar a los niños1908Alte Nationalgalerie en Berlín.
  • La vuelta de la pesca, c1894, Musée d’Orsay, Paris, Francia.
  • Paseo a la orilla del mar, 1909, Museo Sorolla en Madrid.
  • Chicos en la playa, 1909, Museo del Prado en Madrid.
  • La pesca del atún en Ayamonte,  1919, Hispanic Society of America en Nueva York.
  • Triste herencia, 1899. 
  • Arreglando las redes, 1899.
  • Niños en el mar, 1908, Colección particular.
  • Antes del baño, 1909.
  • Aún dicen que el pescado es caro, 1894, Museo del Prado en Madrid.
  • Niña en la playa, 1910, Colección particular

3 comentarios en “SOROLLA Y LA LUZ DE LEVANTE”

  1. Dices: “Y antes de terminar os contaré un secreto: Sí, también yo, al pensar en Sorolla, tenía la imagen de señoritas burguesas vestidas de blanco nuclear y paseando ociosas por la playa”. Y confieso, a la par tuya, que a mí me sucedía exactamente lo mismo. Gracias por esta información.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s