QU’ILS MANGENT DE LA BRIOCHE

La frase se podría traducir como un castizo “Pues que coman pasteles” y es atribuida a la reina María Antonieta, esposa de Luis XVI de Francia, en vísperas de la Revolución Francesa. En realidad, siguiéndole la pista al filósofo Jean Jacques Rousseau o a la Wikipedia que nos queda más cerca, veremos que la anécdota pudo ser protagonizada por María Teresa de Austria, esposa de Luis XIV (dos reyes atrás).

En cualquier caso, viendo que las multitudes se arremolinaban indignadas a las puertas de Versalles, la sujeta en cuestión se interesó por la razón de tal enojo, y al enterarse de que pedían pan que llevarse a la boca esa fue su reacción.

«Qu’ils mangent de la brioche» o tal vez  «S’il ait aucun pain, donnez-leur la croûte au lieu du pâté» («Si no tienen pan, que les den el hojaldre en lugar del paté»).

Así se las gastaban en pleno siglo de la luz (y de las sombras). Realmente, por más que el francés no resulte familiar a mis oídos, la idea que se esconde agazapada detrás de tales palabras me sale al paso con la realidad cotidiana.

En nuestro tiempo también hay luz y muchas sombras, basta pasear por los aledaños del Estadio de Vallecas una tarde-noche de domingo, o basta acercarse virtualmente (aquí si que no nos vale remar en kayak) al Congreso de Sus Excelencias.

¿Qué tendrá el poder? ¿qué tendrán las castas que lo manosean?

Tan pronto nos venden un café a ¿80 céntimos? como nos insultan de manera, cada día, más descarada y grotesca. Durante un tiempo pensé que nos tomaban el pelo porque éramos conformistas, dejados, desprendidos, etc. Pero no, no era esa la razón. Nos insultan porque es su oficio (y beneficio), porque es su coche oficial, porque es su cargo, porque las urnas les han bendecido y ellos se han encargado de vaciarlas de papeletas y de contenido. Si ellos viven por encima de sus posibilidades, es que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y es nuestro cinturón el que aprietan.

Resulta difícil concebir que exista tanta mala uva y escucharlos hablar tan convencidos. En defensa de María Antonieta huelga decir que, al menos, dentro de la corte fue original, e incluso transgresora. Por lo menos se preguntaba acerca de lo que pasaba del otro lado de la verja. Estos tipos no se preguntan nada, simplemente se responden ellos solitos. Y solitos gobiernan y solitos deciden y solitos juzgan y solitos administran recortes y palos y palos y recortes.

Por que si Luis XIV dijo “El Estado soy yo”, ellos no van a ser menos modestos, “El Estado son ellos” (y Hacienda y la Tesorería de la Seguridad Social somos todos, claro) durante 4+4+4+4+4+4+… años. Es más como el Estado son ellos, el resto somos perro-flautas y gente de mal vivir y peor pensar. Deberíamos callar y hablar solo cada cuatro años. No respetamos nada y tenemos sangre golpista y nos manipulan los interesados extremistas radicales, al parecer. Es más, esa sangre igual debiéramos entregársela a tales “padres de la patria”.

Han tratado de volvernos gilipollas (es un taco pero lo encuentro de lo más apropiado) con tropecientas reformas educativas y una televisión idiotizante. Si bien en el día a día parece que han fracasado, cada cuatro años nuestra idiotez les sigue alimentando. Y nos juntamos como raposos en los senderos discutiendo que si unos son galgos, que si los otros podencos.

La verdad a veces es más simple de lo que sus circunloquios tratan de volver complejo. En los países de Europa piden reformas estructurales (de estructura, de las administraciones, cortafuegos a la corrupción y la “dedocracia”) antes de soltar un euro a España. Y nos lo traducen en menos sanidad, menos sueldos, menos pensiones, menos educación, más palos, más mentiras, más falta de pudor, más fútbol, más espectáculos, más amenazas.

En defensa de María Antonieta huelga decir que su educación fue exquisita (de pago claro, como la que nos quieren dejar) y que su francés, aun siendo extranjera, debió ser exquisito también, pues desde muy niña sus instructores la educaron para ser primero princesa y luego reina de los franceses. María Antonieta, al ver a las multitudes agolparse pidiendo pan a las puertas de Palacio no aplaudió ni vitoreó. Maria Antonieta no exclamó “Que se jodan”.

En defensa de María Antonieta se puede decir que  María Antonieta fue toda su vida una niña a la que le apretaba mucho el corsé y el lazo, no había conocido otra vida, otra realidad. María Antonieta no supo evaluar la realidad de la calle. Nació en una burbuja y permaneció en ella hasta que los revolucionarios decapitaron a su marido y a ella misma tras un juicio que no dejó de ser otra farsa.

Señores miembros y “miembras” del Congreso de Sus Excelencias y demás altas esferas del politiqueo: Dejen de confundir Democracia con “Dedocracia” y entiendan que su poder no es cedido sino prestado. Tomen nota de lo que la historia nos cuenta del destino de María Antonieta. Observen el afilado cadalso, el cesto y la cabeza sangrante separada de su cuerpo. Nadie quiere la violencia (quien a hierro mata a hierro muere). Pero al final, si Uds. se empeñan en vivir en su irrealidad y en separarse de esa “plebe harapienta de antisistemas perro-flautas y de ultra izquierda” (ya quisieran la izquierda y los antisistema tener tantos adeptos), las consecuencias no tendrán retorno y serán trágicas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

6 pensamientos en “QU’ILS MANGENT DE LA BRIOCHE”

  1. Aguirre ironiza con el apoyo recibido en Madrid por los mineros: “¿Masivo? ¿Ah sí? Yo había oído 20.000 personas y me sigue pareciendo modesto”
    ¿No se parecen las palabras de Esperanza Aguirre a las de María Antonieta?
    ¡Qué falta de sensibilidad, qué falta de respeto!
    Tiene que haber justicia para el pueblo, para la gente de este país que llamamos Patria.
    Estupenda tu crítica y tu “velada” advertencia

  2. El populismo, la demagogia, la economía basada en la ilusión del consumismo y la “no-producción”, sin respaldo, y con un basamento social que fragmenta cada vez más a los pueblos y sus gobiernos… todo ello está llevando a la debacle al mundo entero. No olvidemos que durante la Revolución Francesa hubo otro grupo que también tuvo que pagar su cuota debido a sus abusos y excesos: el clero. Hoy día, muchas intervenciones, comentarios y prohibiciones que se supone se basan en los principios “cristianos” (que no lo son en realidad, y bien haría la gente en investigar a fondo sus creencias dogmáticas), son realizadas y preconizadas por el clero (sea de la cristiandad o no) que, aunque sigue perdiendo poder en el mundo, todavía influye en la manera de pensar de las masas cada vez menos educadas, y tarde o temprano sufrirá la pena por su falsa representación “divina” en el mundo político.

  3. Yo es que lamentablemente he perdido ya toda fe, la tenía ojo, la tenía, pero nada, que la pierdo, el sistema es un asco, nada representativo, les acusas de ser cabrones por matar dos perros y te saltan conque otros matan siete, ya, pero tú matas dos, que es de lo que hablamos, el sistema montado para que se alternen en el poder, accediendo a base de mentir y mentir, si tan necesario es, que no lo discuto, tanto ajuste, tanta subda de impuestos, ten los cojones de presentarte a las elecciones con eso, no vendiendo cantos de sirena, di que la culpa es nuestra claro.

    En fin, que no sé por qué pero con el explorer no me dejaba comentar en tu blog, ni siquiera darle al “me gusta”.

    Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s