DUERO Y ROCAS

Sólo tus viejas rocas orilladas

guardan celosas ecos y susurros.

Ancladas en su historia sin futuro,

bostezan su sueño herido sin lágrimas.

–     –     –

Tan ebrias, orgullosas y apocadas,

desoyen envidiosas el murmullo,

peregrino indolente y profundo,

húmedo verdugo de la guadaña.

–     –     –

De reojo te ven, siempre huyendo

al horizonte, al occidente eterno,

y al cielo desnudo rabiando claman.

–     –     –

Y sobre las rocas, mirando al Duero,

el cielo responde su azul silencio

y lo viste de luto, perla y nácar.

2 pensamientos en “DUERO Y ROCAS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s