PAELL@S: y no hablamos de un plato de arroz.

Cuando  creo haber perdido mi capacidad de asombro, la realidad cotidiana me saca de mi error. Quien me lea con frecuencia habrá notado que me obstino en considerarme más mayor de lo que en realidad soy. En cuanto bajo la guardia descubro que aún puedo sorprenderme, entusiasmarme, decepcionarme, etc. y todo ello con bastante intensidad.

En la meseta del Duero acostumbramos a llamar paella, para inri de los valencianos, a cualquier plato de arroz, sea de verdura, de carne o de pescado. Sin embargo, y como dejo claro desde el título de este artículo, no es mi propósito hablar de cuestiones culinarias.

Me gustaría decir que hoy voy a partir una lanza a favor de nuestros magníficos publicistas. Lamentablemente, hoy tampoco es el día. Ciertamente, la programación de la televisión es soporífera o bien estridente e insoportable. Es frecuente que pasen varios días sin que apriete el interruptor de la caja tonta. Cuando finalmente lo hago, y si no es la televisión pública, muchas veces lo más interesante que echan son los abundantes anuncios (no todos) con que interrumpen indiscriminadamente series, informativos, películas y otras joyas.

Huyendo de la televisión, me refugio en esta pantalla y en este teclado, y a menudo opto por encender la radio para que me acompañe en sordina. La ausencia de imágenes permite comunicar sin acaparar mi atención con juegos de luces, y me dedico a otra cosa mientras la radio acompaña con su letanía.

Los anuncios de la radio son diferentes. En ellos no vale con mostrar una pierna, una melena, una silueta o un busto. En la radio hay que susurrar confidencias, hay que hablar de tú a tú. Y así hablando de tú a tú, esta mañana un anuncio consiguió emocionarme y erizarme los vellos que no sé si tengo en la nuca (no tengo forma de mirar ahí atrás). Tranquilos (y tranquilas) aún no he indicado en que consistía el anuncio y en que mi emoción.

Bien, el anuncio consistía en una voz femenina que, anunciando unos grandes almacenes de este país, nos recordaba que pa’ San Valentín disponen pa’ ellas de los más elegantes perfumes y joyas y pa’ ellos de lo último en tecnología. La emoción fue indignación.

Podemos llenarnos la boca hablando y malgastando saliva con la igualdad de roles entre hombres y mujeres. Podemos hablar de educar a las nuevas generaciones. Podemos sacar todas las leyes del mundo. Yes we can. Al final los comerciantes nos devuelven al redil del consumo y el mal gusto y nos recuerdan que ellos juegan con camiones, al fútbol y otras cosas útiles, y ellas con muñecas y  a cocinitas.

Tal vez, aprovechando que iniciamos la enésima reforma educativa de los últimos veinte años, sea el momento de volver a enseñar a los niños electricidad y a las niñas labores de hogar (mejor no doy ideas).

En definitiva, la publicidad está a nuestro alrededor, vigilad al ir a dormir debajo de vuestra cama. La publicidad nos re-define e insulta más cada día.

14 pensamientos en “PAELL@S: y no hablamos de un plato de arroz.”

  1. Es evidente y cada día más, que nuestra sociedad esta retrocediendo de la forma más abstrusa.
    Con los años he visto de todo y te puedo asegurar, sin ningún tipo de duda que, por desgracia, estos avances, retrocesos, se están dando hasta donde mis vivencias alcanzan, durante ciertos periodos históricos.
    Sería maravilloso que la sociedad avanzara definitivamente hacia el respeto y la tolerancia.
    Esperemos que el hombre, se de pronto cuenta, de que la vida es lo único que tenemos, y la respete.
    Un abrazo, querido treintañero.

  2. Pues yo discreparé un poco, un centro comercial no tiene por qué educar, un centro comercial tiene que ganar dinero, por mucho que nos empeñemos la mayoría de gente que compra perfumes son mujeres y la mayoría de gente que compra tecnología son hombres, pero es que eso aparte de ser así, y negarlo es negar la evidencia, no es así porque “El cortao francés” así lo quiera, cuando tú encargas una campaña publicitaria buscas el mayor rendimiento de la misma, es tan lógico que discutirlo es perder el tiempo.

    Por cierto, aquí también llamamos paella a casi cualquier cosa que lleve arroz.

  3. Amigos míos: Es cierto que la responsabilidad social empresarial dicta claramente que las empresas no son centros de beneficencia. Pero hasta teóricos de, por ejemplo, el periodismo, y que son tan recalcitrantes, como Banestier, quien acaba de estar en Guatemala diciéndoles a los redactores del diario de mayor circulación de casi toda Latinoamérica que lo que escriben es bosta (no con esa palabra precisamente) admite que los medios deben cumplir una función educativa. De hecho, ese es uno de los objetivos “teóricos” que se enseñan en esa carrera. En cuanto a la publicidad, llegar a la conciencia colectiva es más difícil y se requiere más, pero mucha más inteligencia, si se hace valiéndose de los juegos de palabras y de las alusiones “culturales” que mediante la mala pronunciación o la deformación ortográfica, que lo único que logra es que las generaciones más jóvenes empiecen a confiar ciegamente en los publicistas como si estos fuesen autoridades filológicas. En Latinoamérica es peor, pues somos el continente en que el tuerto gramatical es el rey de los ciegos filológicos. Quizás nuestros pataleos (me uno a Ciempiés) suenen a lloriqueos, pero justamente hace dos días me despidieron (luego de alabanzas increíbles) de la dirección editorial de una revista, precisamente porque no me llevaba bien con la gerente de Negocios, quien es publicista, quien un día me llamó y me dijo que dejara de decir que ella era una mentirosa, pues en una carta dirigida a su jefa yo aludí a sus “invectivas”, palabra que ella cree que significa “mentiras” (tal vez relacionó invec… con invent…). Luego de sonreír, le envié un correo electrónico con la definición, y finalmente caí en la cuenta de que el mayor problema era la comunicación, pues se trata de una publicista analfabeta funcional. Y esos son los que “educan” a las masas. Doce años de trabajo en periódicos también me han demostrado tal cosa. No señores, no es broma, la subcultura se apodera cada vez más de las mentes de nuestros jóvenes, y Ciempiés dejó de serlo oficialmente hace seis años. Yo tengo 46 y voy para 47.

  4. Yo creo que educa la escuela, educan los padres y hasta ahí, si yo tengo un producto y me dicen que los que lo compran son niñas de 10 a 12 años haré la publicidad dirigida a niñas de 10 a 12 años, que los que me han informado se equivocan, a ellos les pediré cuentas.

    Puede que los medios de comunicación en teoría deben tener una función educativa, no he estudiado periodismo por lo que me lo creo, como también deberían tener separados información y opinión o contrastar las noticias, de la teoría a la práctica va un mundo, pero creo que hablamos de otra cosa, hablamos de una empresa privada haciendo publicidad, los medios sólo son eso, el medio usado para el fin.

    Si el anuncio se pasa de sexista, por poner un ejemplo, pues que vaya la Bibiana Aido y los miembros y las miembras del gabinete de turno, o la asociación de la defensa de la igualdad entre perros y gatos y denuncien.

    Creo, sinceramente, que tendemos a culpar a todo el mundo menos a nosotros mismos sobre estas cosas, somos los padres los que debemos inculcar valores a nuestros hijos, pero como no somos capaces o no tenemos tiempo buscamos otros a los que culpar de lo mal que hemos criado a nuestras nuevas generaciones.

    Saludos y hoy en día con 47 años eres un chaval, si fueras español te quedaban otros tantos para poder jubilarte 😀

  5. Bueno, me toca a mí. Estoy encantado de que esta reflexión haya dado para tanto y agradezco de corazón vuestra participación. Dessjuest, me has hecho pensar.

    Y pensando me he dado cuenta de que tal vez me quedé bastante corto en mí análisis. Efectivamente, se trata de un anuncio comercial cuyo objetivo es el que es y que va dirigido a un mercado específico que tienen bien estudiado. Sin embargo, tras leer vuestras opiniones y rumiar mis propias palabras de ayer, llego a un par de conclusiones.

    La primera: me siento rejuvenecer notando como la indignación contra algo que hiere mi sensibilidad me hace obviar que las monedas tienen dos caras.

    La segunda: ya la he dicho, las monedas tienen dos caras.

    Me explicaré. Decimos que la empresa que se anuncia parte de un estudio de mercado. Nos analiza, detecta nuestros intereses y en función de un global estadístico (de masas), enfoca sus campañas publicitarias. No obstante, nos falta la otra mitad de la moneda y es que si bien por un lado el publicista se mira en sus potenciales clientes, los potenciales clientes se miran en la publicidad.

    De esta forma se cierra el círculo. Al ser esta relación recíproca, entrarían a jugar los aspectos morales tanto del publicista y la empresa que se anuncia, como la propia ética del consumidor.

    Los que aspiramos, en mayor o menor medida, a un mundo mejor o más justo, a parte de desesperarnos y hartarnos de esperar, no podemos evitar sentir de vez en cuando el ramalazo de la indignación. La sangre empieza a latir más fuerte en las sienes y nos cegamos no viendo el resto del bosque más allá de los árboles cercanos.

    Eso sí, gente más experimentada que yo habla de retroceso. Cuando alguna vez hace cinco años se me ocurría mencionarlo a algunos conocidos, me encontraba con miradas raras. Que le vamos a hacer, he leído “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, he leído “Rebelión en la granja” y “1984” de George Orwell. El caso es que tenemos más cosas, queremos más cosas y como consecuencia dependemos de más cosas. Algo está sucediendo que me hace sentir como una cobaya que sabiendo que es cobaya trata de escapar y mueve más y más deprisa la rueda de su jaula.

  6. Tú mismo lo dices en la otra cara de la moneda, los potenciales clientes se fijan en la publicidad, yo creo que deberíamos de criticar a esos clientes que son capaces de ser aborregados, esto es como lo de la telebasura (salvando mucho las distancias claro), ¿qué es peor?, ¿que “Sálvame” sea una puta mierda o que haya millones de moscas degustándola a diario?.

    Yo lo tengo claro, al programa, mientras no rebase los límites legales, lo mantendría en pantalla, a quien lo ve lo ahostiaba bien a gusto, pero eso yo que soy un incívico.

    En cierta forma es como si te ofrecen setas venenosas advirtiéndote que son venenosas, tú te las comes, ¿la culpa es de la seta?, no, tuya, que eres gilipollas.

    Al menos me queda claro, si no lo tenía ya, que eres un genio, no dejarás de sorprenderme.

    1. ¿Quién es el genio el tubo del órgano o el maestro organista que empuja las teclas? ¿o tal vez el auditorio sensible que se deja llevar por las armonías? ¿tal vez las sabias arquitecturas que reverberan en su punto justo?

      En la comunicación hacen falta emisores y receptores. Si los receptores además resuenan y emiten sus propias opiniones y retroalimentan al emisor, la comunicación es más perfecta. No es una cuestión de genialidades, es una cuestión de sabernos comunicar, y definitivamente, si lo conseguimos es mérito de todos. ¡Somos unos putos genios!

      Por cierto, a lo largo de hoy publicaré algo sobre A. Contador, Marta Domínguez y las viñetas de Mahoma. Incorporaré un par de enlaces a tu página, te dejo a ti los aspectos más técnicos del caso.

  7. Por cierto, que antes me quedó la duda de que se me entendiera lo de la telebasura, al final es el huevo y la gallina, ¿somos gilipollas porque existe la telebasura?, ¿o existe la telebasura porque somos gilipollas?, yo lo tengo claro, con la de oferta no sólo televisiva (20, 30? canales), sino cultural, radio, libros, internet… si “Sálvame” triunfa es porque somos nosotros los que fallamos, si la publicidad sexista triunfa es porque seguimos siendo sexistas.

    Sobre lo que tienes pensado publicar, decirte que algo pensé yo (creo adivinar por dónde vas a ir) sobre el tema, pero usando el 11-S, y aprovechando lo que comentas del enlace es probable que esta noche o mañana veas un comentario mío raro, es un trashback, da igual que lo aceptes o no, en realidad no lo haré yo sino un enlace que voy a poner a esta entrada dentro de la que tengo para publicar, me interesa mucho la opinión sobre este tema de un colega.

    Sobre lo que comentas de genialidades, la cosa es más lo siguiente, mientras que yo soy de esos que se dejan llevar por el narcisismo y poseedores de la verdad absoluta tú reflexionas, eso nos diferencia.

    Saludos jefe.

  8. Interesante debate este, al que digamos que llego como casi siempre en mi vida…tarde

    La publicidad hoy en día lo es todo. Cualquier idea, articulo , pelicula o lo que sea. Esta sin duda supeditada a ella. Puede hacer de una completa mierda un articulo de lujo, una necesidad o simplemente pasar el negro por blanco.

    Pero, que no se olvide que la publicidad se basa en lo que la gente quiere y…sea o no lo mas adecuado, es lo que da. Vamos que vender, vende lo que puede ser vendido, para eso se hacen estudios y de eso algo entiendo…muy bien pagados.

    Vender lo que puede ser vendido, esea es la máxima y hoy en día, los niños siguen jugando con pistolas y las niñas con muñecas y cocinitas. Querer cerrar los ojos a eso. Es ser cegato. La igualdad debe de verse en el campo social, no en el cotidiano. Ya que por duro que suene y políticamente incorrecto. Los hombres les gustan unas cosas, a las mujeres otras y querer cambiar eso es adoctrinar, sin mas discusión posible.

    La publicidad vende y tambien hace pasar por necesario mierdas que no lo son. Pero sabe a quien va dirigida y cual es su función.

    Que simplemente es hacer necesario lo que no es. O simplemente que compres mi marca por que las tetas de quien lo anuncia son gordas. Sin mas, no entra en sexismo, ni tan siquiera en cuestiones morales. Lo suyo es vender lo que necesitas o hacerte creer que es lo mejor. Y en eso , si tiene nivel la española, vamos que es de las mejores que existen.

    Ejemplo de necesidades creadas, muchos. Pero uno de libro son los motiles. Hace años, le cuentas a alguien que por el móvil entrarías en internet y harías todas las chorradas que hacemos ahora. Y alucinaría, diria que el ni tan siquiera necesita un movil para su vida normal. Ahora ese mismo sin el no podria pasar.

    Adoctrinamiento, triunfo de la publicidad, necesidades creadas. Todo lo que quieras, pero poca gente duda, de que creada o no. Se aha convertido en un articulo mas, digamos que esencial. veces digamos, que tambien tiene sus ventajas…

  9. Y n cuanto a lo del cine, que digamos que algo tambien entiendo. Sencillamente a la gente en general, le gusta mas ver una pelicula si son hombres, de tiros y si son mujeres de amor. Y eso es algo que sucede desde que se invento.

    La telebasura y tal. Es lo que la gente tambien quiere y las tv es lo que dan. Ya que viven de la audiencia y aunque en una encuesta diga que les gusta la 2 y los programas culturales,. Las estadísticas dicen que solo un 2% de ellos realmente ven esos programas. En fin, la publicidad lo es todo y sin ella. No hay conocimiento y por la tanto venta.

    Pero se basan en los gustos generales. Y estos son,leches y tetas para los tíos. Y amor y sufrimiento para ellas. Luego esta hacerlo con calidad o no. Y ahi es donde si ultimamente se falla, al basarlo todo en la publicidad.

    En esto si te doy la razón, ya que a la publicidad hoy en día le pasa lo mismo que al capitalismo. Lo que hay es una perversion y al igual que la globalizacion es el cancer de nuestra sociedad capitalista o industrial. El exceso de publicidad esta matando el arte…. Sin mas. Saludos

    1. No lo puedo evitar, de vez en cuando saco a pasear al soñador que vive en mí. Bien está que con argumentos se me recuerde la realidad y como es el mundo desde que es mundo. Eso sí, mañana volveré a indignarme con algo similar, contaré hasta diez, y puede que lo refleje de nuevo en el blog o no. En cualquier caso, como no tengo bigote como Stalin o similares, me permito no ofenderme por las discrepancias y me permito escuchar, aprender y discrepar llegado el caso.

      Eso sí, debo ser algo rarito porque a mí me gustan películas tipo El Piano, Smoke y similares. Para que me guste algo con tiros y violencia tiene que ser de verdad tipo Saw, American History X, Celda 211 o No habrá paz para los malvados, no me conformo con cuatro explosiones y coches de cilindrada.

      Por cierto, bienvenido a la “vecindad”

  10. Los gustos son como casi todo, meras cuestiones personales. Si te gusta un tipo de cine, perfecto. Habla sobre el y debate o defiendolo. Mas alla de su calidad o falta de ella.

    A unos nos entretiene un tipo a otros el contrario. Lo que no es de recibo es intentar pasar una mierda por una obra de arte. Ahí si me niego a pasar por el aro. Te puede divertir ver una pelicula mala. Cuestión de animo o intereses, pero nunca si tienes un mínimo de inteligencia. Dejaras de saber que disfrutas con un petardo.
    Con la tv, pasaría lo mismo. Si disfrutas con un programa de gente que chilla y se insulta perfecto. Eso es de que trata de entretenerte, pero en ningún momento defiendas su calidad que sera inexistente. Como se suele decir, vale es una mierda, pero me entretiene. Y eso, es totalmente valido. SAludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s