LA PICADURA DE LA VÍBORA

En nuestras vidas, se dan situaciones en las que una relación personal o una relación laboral se agotan. Los síntomas no son inmediatos, pero con el progresivo desgaste de la situación comienzan a volverse más evidentes.

Lo más racional en ese punto parece ser hacerse a un lado, terminar la relación y continuar camino. Pero no siempre lo racional es lo que conviene en un momento dado, y  las circunstancias pueden aconsejar todo lo contrario. En esos momentos es preciso soportar y gestionar las molestias que se generarán y aumentarán más y más su intensidad.

No siempre es lo mejor ser uno mismo el que se aparte, particularmente cuando en el otro se observa un especial interés en que la situación se dé de ese modo, y cuando sabemos que pese a una mayor tranquilidad, el perjuicio va a ser mayor para uno mismo.

La evolución natural de estas situaciones viene siendo la de una partida en  aparentes tablas durante periodos prolongados de tiempo. Las molestias aumentan y es frecuente que por parte de aquel interesado en que nos apartemos, empiecen lo que damos en decir las “putaditas”.

Este sistema de juego, si se tratara de una partida de ajedrez, equivaldría a osados saltos de caballo que tras desquiciar al rival están faltos de intencionalidad y exponen al jugador al ataque bien dirigido del contrincante. Pero la vida real no es una partida de ajedrez, y todas esas jugaditas de poca monta tienen por objetivo limar la paciencia del atacado y provocar en éste la decisión de arrojar la toalla.

¿Qué hacer en una situación de esas características?

Ya he mencionado anteriormente mi admiración por el filósofo Nietzsche https://lascosasdeunciempies.wordpress.com/2011/11/20/de-las-moscas-del-mercado/

Tal vez podamos sacar algo de leer unos párrafos de Así habló Zarathustra:

DE LA PICADURA DE LA VÍBORA

Un día Zarathustra se había quedado dormido bajo una higuera, y, como hacía calor, había ocultado la cara bajo el brazo. Entonces se le acercó una víbora y le picó en el cuello, y Zarathustra despertó gritando de dolor. Al apartar el brazo de su cara vio la serpiente, que, al reconocer los ojos de Zarathustra, dio la vuelta torpemente y quiso escapar. “No te vayas aún -dijo Zarathustra-, déjame darte las gracias. A tiempo me despertaste, pues aún me queda bastante trecho por recorrer”. “Poco trecho podrás recorrer ya -respondió la víbora con tristeza-, pues mi veneno es mortal”. Zarathustra sonrió: “¿Ha muerto alguna vez un dragón por el veneno de una serpiente? Pero toma de nuevo tu veneno: no eres bastante rica para regalármelo.” La víbora le saltó de nuevo al cuello y le lamió la mordedura.

Cuando Zarathustra relató lo sucedido a sus discípulos, éstos le preguntaron: “¿Cuál es la moraleja de esa historia, Zarathustra?”

Y Zarathustra les contestó:

“Los buenos y justos me llaman el aniquilador de la moral. mi relato es un relato inmoral.

Si tenéis un enemigo, no le devolváis bien por malo, pues eso le humillaría. Demostradle, mejor, que os ha hecho un bien. […]”

4 pensamientos en “LA PICADURA DE LA VÍBORA”

  1. “Las mentes brillantes recorren las mismas sendas”, decía mi amiga Cleo Dimick, quien no me ha vuelto a escribir desde hace meses. Y una carta de un excompañero de la primaria que llegó hoy a mi correo, más esta interesante reflexión, me han hecho pensar en lo interesante que es aquello de que el aleteo de una monarca aquí en América puede mover el vino en la copa de un ciempiés en Europa. Justamente hace un mes empecé a vivir esta misma situación, y aunque he sido partidario de no pagar mal por mal, a veces me ha resultado hacer que mis “enemigos” se den cuenta de con cuántas letras me favorece su desprecio. Todas estas palabras han impedido que hoy, al atardecer, cometa un desatino. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s