LUJOS Y REBUFOS

En los últimos años he adquirido la insana costumbre de dormir con la radio encendida. Habitualmente la programo para que se apague a la hora y media, pero no siempre me acuerdo de hacerlo.

La noche del domingo al lunes fue una de ellas. De madrugada me desperté en duermevela al tiempo que retransmitían la entrega de los Globos de Oro. En aquella hora los noticiarios comunicaron la noticia del fallecimiento de Manuel Fraga, ex ministro en la época franquista, y líder muchos años de la derecha española. Al amanecer, en ese estado de semivigilia me preguntaba contrariado acerca de cual sería la razón por la que a Don Manuel le habían concedido un Globo de Oro.

Afortunadamente, el noticiario de la cafetería me situó cada noticia en su sitio resolviendo el extraño nudo mental.

Durante al día, la radio me acompaña muchas horas, siempre bajita. Frecuentemente pasan horas sin que un comentario llame particularmente la atención. No es de extrañar, en estos tiempos siempre hablan de lo mismo, de los bancos, de las deudas, de los recortes en sanidad y del proyecto atómico de Irán.

Sin embargo los datos de la industria del turismo español durante el año pasado acapararon mi atención. En el año 2011, a pesar de que los españolitos hemos ido menos de vacaciones y de chiringuitos, esta industria creció muy por encima del resto del país (un 4%) La inestabilidad en el norte de África y la idoneidad de nuestro país como parque de atracciones de Europa, han sido los factores determinantes. Algo más llamó mi atención, pese a que una mayoría de españolitos no gastaron un euro en hoteles, apartamentos y chiringuitos, una élite aumentó sus viajes a destinos exóticos y lujosos tipo Seychelles y Thailandia.

No puedo dejar de ver la decadencia de los comercios tradicionales y el paralelo auge de las millas de oro en las grandes ciudades, vendiendo Louis Vuitton y collares de Swarosky.

Tampoco puedo ignorar otro dato que leí en un periódico acerca del desplome de ventas de coches de segunda y primera mano, acompañada de una subida en las importacion de vehículos de alta gama.

Todo ello me lleva a considerar que si hay crisis desde luego no es para todos. Yendo más lejos en el razonamiento, no se me escapa que lo que nosotros sufrimos como crisis otros lo disfrutan como beneficios.

3 pensamientos en “LUJOS Y REBUFOS”

  1. Elemental, mi querido Ciempiés… elemental. Y allá del otro lado del charco ustedes, noto, están llegando al final de un sueño y un encontrón con la realidad. Una Italia inadministrable, una Grecia que se vende al mejor postor y una España que no da trabajo a su gente. Aquí tenemos un “corredor” de hambruna… aldeas del oriente del país en donde los chicos comen una vez al día (frijoles y un par de tortillas, si bien les va, y no son tortillas de patatas, sino un par de bolitas de masa secas, aplastadas y calentadas sobre un comal). Yo recibo una exigua pensión que me obliga a seguir trabajando, y soy uno de los que viven con el lujo de estar en casa editando una revista y corrigiéndoles la plana a los tuertos gramaticales en el país de los ciegos filológicos. No es mucho, pero es bastante, que no es lo mismo, pero es igual. Y para quienes lean esto y no sepan de qué país estoy hablando, es Guatemala. Por lo menos, los que nos las apañamos aquí, en la capital todavía podemos preparar un almuerzo con dos dólares y medio al día (para una o dos personas, si sabemos ahorrar y somos ingeniosos). Saludos, mejor me voy a tomar café… que me espanta el hambre.

  2. Al volver a ver esta entrada, caí en la cuenta de que este billete de un balboa (Panamá) es una verdadera reliquia. Recordé cuando, en 1993, visité la ciudad de Panamá, Santiago de Veraguas, Penonomé, David y Volcán. Y que todo el mundo hablaba de balboas, pero que no circulaba tal moneda, sino el infame dólar. De hecho, no se usan billetes de balboa en Panamá, sino dólares, y las monedas, aunque sí están acuñadas con la palabra balboa en las respectivas fracciones, tienen las mismísimas medidas de las monedas estadounidenses, al menos así era en 1993. Visita en mi bitácora Cuidado con dónde dice “arrecho” (crónica de viaje a Panamá).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s