MAMI ¿QUÉ SERÁ LO QUE QUIERE EL NEGRO?

Así rezaba el estribillo de una de las muchas canciones de poco gusto que se elevan al incierto altar de “La canción del verano”. Aunque la memoria me haya jugado la mala pasada de recordarme el estruendo pegajoso de esa canción machacona llena de topicazos, no es la razón que me ha impulsado a escribir en este día.

Esta semana ha sido noticia que un artículo de la columnista Rosa Montero ha sido de los más leídos en esta orilla oriental del charco. Lógicamente, los que me lean en esta orilla me dirán que ya lo sabían, que ya lo han leído (tanto el artículo como la noticia). Pero ignorando de hasta que punto llega la globalización (más allá de la economía) en este mundo, me dispongo a hablar de ello pensando en mis fieles lectores americanos.

La columna en cuestión no es de ayer. Su fecha de publicación es de Mayo de 2005. El siglo XXI ha crecido mucho desde que dieron las campanadas del 2001, y aunque parezca reciente la fecha, poco tiene que ver con este empinado 2012 que hemos iniciado. En aquella fecha (según dónde y de quienes hablemos) no había crisis.

De inicio es sorprendente, chocante diría, esa resurreción de un escrito de opinión tras 7 años. El secreto puede radicar en la complicidad, en la atemporalidad de la historia que relata y en el hecho de tratarse de una anécdota que la autora asegura que es verídica.

Evidentemente, lo mejor es no prolongarme ya más en circunloquios con la presentación y dar paso a la protagonista de esta delicia que me despertó con una sonrisa. Adelante, pues a Rosa Montero y su columna “El negro”, publicada en el diario EL PAÍS el 17/05/2005, un fuerte aplauso:

http://www.elpais.com/articulo/ultima/negro/elpepiult/20050517elpepiult_2/Tes

9 pensamientos en “MAMI ¿QUÉ SERÁ LO QUE QUIERE EL NEGRO?”

  1. ¡No tiene desperdicio! Si es una experiencia real, pues qué buena lección de humanidad. Y lo dice un mestizo americano que es el producto de abuelos vascos y gallegos mezclados con un bisabuelo negro. Lo que el negro quiere es que sepan que no hay raza blanca, negra, cobriza o amarilla, sino una sola: raza humana. Saludos desde Guatemala, territorio de 108,000 km cuadrados donde coexisten 23 etnias con sendos idiomas. ¡Que viva la variedad!

    1. Eso mismo piensa un mestizo celta, íbero, romano, visigodo, judío y árabe con trazas de indio americano en forma de indiano retornado (español siglo XX) y que pronto tendrá sangre africana, caribeña, rumana, ecuatoriana, mora, china y tal vez “marciana” (siglo XXI)

  2. Pues uno que no tiene ni idea de qué mezcla tiene os lleva un poco la contraria, sí que hay razas y hay diferencias entre ellas, sobre todo físicamente claro, el problema no es ese, que haya razas y que no seamos iguales (cosa que por otra parte es más que evidente), el problema es que eso no debiera de significar exclusión, racismos y demás, porque eso que le pasa la chica con el negro le puede pasar con un sueco, un griego, un peruano o un maorí.

    Paz y bien.

    Por cierto, el texto está bien, pero el último párrafo quizá le sobre.

    1. Pues sí, la verdad es que desmerece del resto. Lo quiero entender en que a alguna gente como nosotros basta con darnos un par de palmadas para “sacarnos de la cama”, y otros necesitan un cubo de agua. Teniendo en cuenta el nivel cultural del país no me extrañaría que dentro de poco en el Club de la Comedia tuvieran que explicar también los chistes después.

  3. Lo que el negro quería era su ensalada, en este caso. Qué divertida anécdota y que razón tiene Rosa Montero. Cuantos miedos ante lo desconocido, ante las diferencias, cuantas tonterías, cuando lo único importante es la vida, la vida del hombre y nada más, sea del color que fuere, respetar y dejar vivir en paz y concordia.
    Un abrazo, amigo

    1. Desde luego es una tremenda lección vital. Un claro ejemplo de que la palabra “tolerancia” es como una chaqueta tan ajustada que no abrochan los botones o no sube la cremallera. Nos hacen falta respeto, empatía, conocimiento, comprensión y convivencia.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s